Seleccionar página

Atrapasueños de leyenda para proteger los sueños de los que más quieres

 En Menkar Dreams, podrás encontrar atrapasueños de leyenda realizados a manos.

Te propongo descubrir un mundo de leyenda y tradición en torno a los atrapasueños.

El tiempo de los sueños está influenciado por las buenas y malas energías, estando estas atrapadas por la malla y disipándose por el agujero central con los primeros rayos de sol del día.

Desde Menkar Dreams recuperamos esa tradición en su elaboración, creando piezas únicas, especiales y mágicas para proteger y alcanzar tus sueños.

Atrapasueños navideños

Atrapa la magia de la Navidad

Papá Nöel

Hacia Belén

Portal de Belén

Portal de Belén con pastores

Atrapasueños infantiles

Calma y protege sus sueños

Monstruo de los colores: Calma

Bailarina

Amarillo bebé

Bisutería en atrapasueños

Luce la magia de los atrapasueños

Todo un mundo surge en torno a los atrapasueños y no puedo resistirme a elaborar piezas en bisutería relacionadas con ellos.

Mi experiencia creando piezas en plata de ley y piedras naturales hacen que dedique un pequeño espacio a los complementos para que puedas lucir estos artículos mágicos y legendarios en tu día a día.

Pendientes, pulseras, collares, llaveros,… tienen su espacio en Menkar Dreams.

Detalle de atrapasueños

La Leyenda

Los atrapasueños son un objeto étnico, propio del pueblo Ojibwa, uno de los pueblos nativos de América del Norte.

Según la tradición, ayudan a mantener con nosotros las buenas ideas y los sueños agradables, así como a proteger a quien lo posee.

Cuenta la leyenda que había una mujer “araña” llamada Asibikaashi que cuidaba a la gente de la tierra. La mujer araña velaba por toda criatura de nuestro mundo, inclinándose sobre las cunas y las camas de los niños mientras tejía una fina, delicada y fuerte telaraña que era capaz de atrapar todo mal entre sus hilos y hacerlo desvanecer al alba.

 

Cuando su pueblo se dispersó por América del Norte, le comenzó a resultar muy complicado cuidar a todos los niños, por lo que las madres y abuelas tuvieron que comenzar a tejer redes con propiedades mágicas que atrapasen los malos sueños y las pesadillas, protegiendo así a sus niños.